Talavera Ortellado S.A.

La duplicación de la ruta PY02 ahorra tiempo a los transeúntes

16 Dic, 2022

Ya se habilitaron 114 de los 153 kilómetros previstos en el proyecto que abarca desde el desvío a San Bernardino hasta el km 183, donde comienza la concesión del Consorcio Tape Porã. La obra la lleva a cabo la Sociedad Objeto Específico (SOE) Rutas del Este.  

Con la reciente habilitación de los últimos 9 kilómetros de nueva ruta duplicada en la zona del cerro de Caacupé, las obras de duplicación de la ruta PY02 van de a poco rumbo a su conclusión, registrando a la fecha un avance general del 90 %.

Los últimos sectores habilitados corresponden al tramo 1.1, agilizando la circulación en la zona y brindando a los usuarios mayor confort y menos tiempo de viaje para llegar a su destino. 

Antes de la habilitación, bajar la pendiente del cerro de Caacupé generaba un congestionamiento permanente en la zona, el tránsito avanzaba a 4 kilómetros por hora, terminar el tramo le costaba a un conductor 20 minutos, y hoy se hace en 5 minutos.  

Este proyecto es el mayor contrato de obras públicas ejecutado en la historia del Paraguay bajo la modalidad de Alianza Público – Privada (APP) para el mejoramiento integral de este corredor que mueve más del 70 % de la actividad económica del país. Más allá del ahorro de tiempo que ofrece la obra, también da mayor seguridad con las vías iluminadas y carriles especiales para camiones pesados en las pendientes.

El tramo también ofrece asistencia al conductor en caso de una emergencia, como un desperfecto mecánico, o en caso de accidente y otros inconvenientes. Por otro lado, cuenta con variantes, que son tramos que evitan el ingreso a las ciudades para quienes tienen como destino un punto más lejano, lo que evita perder tiempo en congestiones innecesarias en las ciudades de paso.

Más noticias

Deuda con empresas viales ya afecta al empleo en el país
Deuda con empresas viales ya afecta al empleo en el país

El presidente de la Cámara Vial Paraguaya (Cavialpa), Ing. Paul Sarubbi, señaló que la deuda que el Estado mantiene con las empresas constructoras y que actualmente asciende a los USD 300 millones ya tiene un fuerte impacto en el empleo y se agravará a medida que se vayan paralizando obras.